El Tiempo Dirigido: el tiempo no pone las cosas en su sitio.

De algún modo hemos creído a pies juntillas el siguiente funcionamiento con respecto a la vida: “El tiempo pondrá las cosas en su sitio”. Sin más cuestionamiento, lo hemos incorporado con solidez, y hasta, en algunos casos, como una construcción lógica.

Estoy en profundo desacuerdo y voy a intentar explicarme con una parábola.

Antes de ello, he de decir que me resulta un fenómeno asombroso: acabamos convirtiendo en creencia lo que tan sólo era una remota posibilidad. Y digo posibilidad, porque cuando solemos expresarlo (o escucharlo de otra persona), debajo de esa frase habita con timidez y autocomplacencia, un deseo nuestro que no acabamos de afrontar, de asimilar, de entender o de reconocer.

Hace poco le conté a una amiga esta parábola.
Si el tiempo es el mar y nosotros un barco, el mar, según esta frase, siempre acabará por llevarnos al sitio correcto (al margen de nuestra preferencia). Y puede que sea así, pero vislumbro un margen de error demasiado excesivo.

Creo en el tiempo. Unido al silencio, cómo no creer en sus facultades terapéuticas, en su latencia, en su capacidad de conectarnos con nuestro interior con total eficacia.

Pero creo en lo que podríamos llamar “tiempo dirigido”. Regresando a la parábola, si el barco que entra en el mar tiene una sola preferencia de destino, un rumbo, que aunque no sea totalmente definido, podemos llamar rumbo, el mar (el tiempo) no llevará al barco allí por mera iniciativa. Sino que el barco habrá de apretar fuerte el timón y orientar las velas hacia ese destino.

Esto implica afrontar un sin fin de desventuras, incomodidades, retos, rupturas, cambios, etc…  Es decir, dirigir el tiempo. Es decir, crear nuestro propio viaje.
Tan importante es desarrollar la humildad de no pretender ostentar el poder que sólo corresponde al tiempo, como la de orientar las velas hacia donde soñamos llegar.

Luego, todo se verá. Pero el tiempo no pone las cosas en su sitio, las ponemos nosotros y el tiempo las bendice o las condena. No hagamos al tiempo responsable de lo que en realidad está en nuestras manos y en nuestras decisiones.

 

Barcelona, 13 de Junio de 2019.
Jesús Armesto.

Anuncios

Un comentario sobre “El Tiempo Dirigido: el tiempo no pone las cosas en su sitio.

Responder a Sonia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s